Seleccionar página

“No hay cultura sin cultura musical” es un lema que me acompañó durante toda mi juventud, y es que realmente la música siempre ha sido parte importante de mi vida. Creo que seguramente la mayoría de las personas consciente o inconscientemente sienten lo mismo, como dice Facundo Manes “Somos lo que somos con la música y por la música”. 

¿Sabes lo que la música puede provocar en nosotros? La música ha sido considerada uno de los medios más influyentes, ya que solamente al escuchar los diferentes ritmos y melodías es capaz de producir placer y mejor desarrollo cognitivo e intelectual de las personas a largo plazo.

Por esta razón y muchas otras, Voltea la Tortilla ha dedicado este mes a la música o como bien dice su definición al arte de organizar sensiblemente y lógicamente una combinación coherente de sonidos y silencios respetando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos psicoanímicos.

¿Imagínate ver una película que no incluya música?, ¿una fiesta sin música? o ¿un diciembre sin escuchar gaitas? Yo tampoco me lo podría imaginar porque con la música he bailado, he llorado, he reído, he recordado, he besado, he amado, con música…he vivido.

Y si bien es cierto que la industria de la música puede ser fría, dura y llegar a vivir de la creación y explotación de la propiedad intelectual, existe otro lado donde a través de la música se han realizado cambios y ayuda para quien más lo necesita. La primera canción que recuerdo siendo una niña fue We are the world, creada por Michael Jackson y Lionel Richie e interpretada por más de 20 músicos. Todas sus ganancias fueron donadas a una campaña humanitaria que tenía como objetivo intentar acabar la tremenda hambruna en Etiopía.   

Por otra parte, no puedo dejar de mencionar uno de los conciertos que más ha movido el corazón de los venezolanos, realizado en el mes de febrero en la frontera con Colombia: Venezuela Aid Live, donde participaron más de 30 músicos con la idea de recaudar fondos para la ayuda humanitaria del país.   

Cuando la música es un instrumento para hacer obras de caridad, como ayudas para curar enfermedades o bebes prematuros, es contundente que la música es capaz de ir más allá y trascender las divisiones humanas, además de tocar los corazones de las personas.

Como bien saben nuestro nombre es Voltea la Tortilla, nos fascina ser diferentes, ver las cosas desde otro enfoque o sencillamente disfrutar cuando otros lo hacen y si alguien ha volteado la tortilla en la industria de la música es el proyecto musical Playing for Change, creado en el 2002 por el ingeniero de sonido y director Marc Johnson. Esta original idea se basa en filmar videos de artistas de la calle de diferentes lugares, interpretando las canciones más icónicas conocidas por todo el mundo. Su producción audiovisual es creativa porque los artistas son filmados en sus propios lugares de trabajos o en su comunidad, como abastos de comidas, barrios, escuelas, campos u orillas de las playas. 

El primer video realizado fue con la canción Stand by Me, y desde el primer momento que lo vi, no solamente se me puso la piel de gallina, también se me aguaron los ojos: cosa que me suele pasar cuando veo algo que me gusta mucho o de lo cual me siento orgullosa.  

Hoy en día cuenta con más de 129 millones de visitas en YouTube y se ha destacado como una canción tan espectacular como es Stand by Me, interpretada de una manera tan original por artistas de la calle y editada de una manera magistral, que es casi imposible no sentirse movido. Además debo acotar que hasta las calles de Venezuela formaron parte del video con dos músicos.

El comienzo de todo este proyecto es cuando Marc Johnson caminaba por las calles de Santa Mónica, California y escuchó a Roger Ridley cantar Stand by Me y vio la convicción y el soul con que la interpretaba que se acercó y le preguntó qué opinaba de un Performing de Stand by Me como una Canción Alrededor del Mundo e inmediatamente  Roger aceptó. Cuando Marc regresó con todo su equipo para filmarlo le preguntó: “Con una voz como la tuya, ¿Por qué cantas en las calles? A lo que Roger respondió: “Hombre, yo estoy en el negocio de la alegría, yo salgo para estar con la gente”. Y desde ese día el equipo del proyecto Playing for Change ha viajado por todo el mundo grabando y filmando a músicos creando canciones alrededor del mundo y haciendo crecer a una familia global.

Considero que esto ha sido más que un proyecto, ya que ha crecido tanto que han participado artistas, como Manu Chao, Sara Bareilles, Keith Richards (Rolling Stones), Carlos Vives. En el caso de Carlos Vives u otros artistas se han incorporado para favorecer el fin de Playing for Change, que es construir escuelas de arte, música, y fotografía en los países más pobres del mundo.

Haber escogido la música para lograr el fin de esta fundación, la cual busca ayudar a personas más necesitadas, definitivamente fue lo más acertado. Por ende, me hace pensar que no importa si todo el mundo hace siempre las cosas de una misma manera, hay que buscar hacerlas diferentes, auténticas y… ¡Voltear la tortilla!

Aquí te dejo el video de Playing for Change-Stand by Me, espero que lo disfrutes tanto como lo hice yo.

Suscríbete a nuestro fogón creativo

Suscríbete y se parte del cambio, ¡Voltea la Tortilla!

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Comparte esta publicación

Publícalo a través de las diferentes redes sociales