Seleccionar página

El logo es lo primero que surge en la mente cuando se piensa en una marca. Al momento de diseñarlo se puede crear estéticamente atractivo y elegante, pero cuando se busca denotar inteligencia y funcionalidad para que sea sobresaliente es necesario implementar lo llamado “minimalista”.

 

¿Cuál es el origen del minimalismo?

 

El minimalismo es un concepto que busca la funcionalidad y la elegancia del diseño de los logos para transmitir la imagen de la marca de una manera sutil. Este término hace referencia a despojar los elementos sobrantes y reducirse a lo esencial.

Esto surgió a finales de la década de los 60 en Nueva York, como una revolución visual en contra del PopArt y el Expresionismo Abstracto, y se dio a conocer por uno de los arquitectos más importantes, el alemán Ludwig Mies Van Der Rohe. Sus obras arquitectónicas se destacan por la composición geométrica y la ausencia de elementos decorativos, dando a entender que lo sutil de la maestría de las proporciones y los materiales exclusivos era lo más importante para la elegancia.

Por lo tanto, el minimalismo empezó a influir no solamente al mundo arquitectónico, sino también al arte, la moda, la música y finalmente al diseño gráfico. Las palabras de Mies van der Rohe “menos es más” han convertido al minimalismo en una filosofía para los diseñadores modernos.

 

Minimalismo: un logotipo inteligente

 

Cuando se habla de un logotipo inteligente se asocia al minimalismo para lograr representar la empresa y su nombre con la mínima cantidad de medios. En otras palabras, un buen logotipo es aquel capaz de atrapar la atención de forma inmediata a los usuarios con las iniciales de la empresa o del producto. Por lo tanto, el minimalismo se basa en dos parámetros: funcionalidad y belleza, con la mínima expresión.

 

¿El minimalismo es sencillez?

 

Aunque el minimalismo busca la sencillez con la mínima cantidad de medios, también busca la máxima funcionalidad. Siguiendo la tendencia minimalista el logo debe ser inteligente, es decir, se debe hacer un diseño que no sea igual a otros, sino que sea original,  con personalidad y representativo de la marca. Este tipo de logos a menudo contienen textos, símbolos o ilustraciones dentro del mismo para ofrecer contenidos visuales unificados en los conceptos de elegancia y funcionalidad.

Por otra parte, el minimalismo no es una tendencia nueva, es uno de los estilos que han surgido desde los años 60, se ha mantenido y nunca pasara de moda. Este ha evolucionado, ha cambiado pero las raíces de este movimiento se mantendrán. En el caso de que una empresa necesita un logo con elegancia, inteligente y funcional, el minimalismo es la tendencia adecuada.

Suscríbete a nuestro fogón creativo

Suscríbete y se parte del cambio, ¡Voltea la Tortilla!

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Comparte esta publicación

Publícalo a través de las diferentes redes sociales